El aguinaldo

Turrones y Mazapanes - El aguinaldo

Una de las costumbres más arraigadas en Navidad es la de pedir el aguinaldo. En España la costumbre es que los niños vayan casa por casa cantando villancicos y a cambio pidiendo el aguinaldo, que no siempre consiste en dinero, sino que también en ocasiones pueden ser dulces o caramelos.

En estas serenatas navideñas resulta imprescindible que los niños acompañen las voces con instrumentos típicos navideños como zambombas, panderetas y la clásica botella de anís del mono que se toca con un tenedor.

Se suele pedir en Nochebuena y en Navidad y algunos de los estribillos más populares son los siguientes:

“Por debajo de esta puerta se ve un montón de ceniza,
esta sí que es buena casa que nos darán longaniza”.

“El aguinaldo te pido si no me lo quieres dar,
ojalá te se reseque y no te retalle más”

“A esta casa hemos llegado a pedir el aguinaldo
sacar las tortas y le vino y seguiremos cantando”

“Abre la puerta María y no te hagas de rogar
porque hace mucho frío y nos podemos helar”

Aunque en cada rincón de España existen multitud de variantes locales.

ORIGENES

La costumbre de pedir el aguinaldo viene de muy antiguo.

En la antigua Roma había una costumbre llamada Kalendariae strenae, que empezó durante el reinado de Tito Tacio. El uno de enero de cada año iban a coger verbena al bosque sagrado de Strenua, la Fuerza, o strenia, diosa de la salud, con el fin de obtener la divina protección durante el año nuevo.

Hasta llegar al dinero que se entrega hoy en día, el aguinaldo ha pasado por muchas variantes. Los aguinaldos han sido hierbas, alimentos, muebles, y un largo etcétera hasta llegar a monedas de oro, playa y bronce.

La iglesia, como en muchas otras ocasiones, adoptó esta costumbre pagana acomodándola no a la fiesta del comienzo del año, sino a los bautismos. Así surgió el Aguinaldo bautismal, que consistía en regalos que se intercambiaban entre el neófito y el sacerdote. En este caso eran medallas o lámparas que portaban inscripciones relativas al bautismo.

En la edad media se continuó manteniendo esta tradición que se empezó a volver a celebrar en la entrada del año nuevo y Navidad, aunque fue durante el renacimiento cuando esta costumbre arraigó definitivamente.

Las cestas de Navidad

En España también es una costumbre hacer por parte de las empresas, un regalo a sus empleados. En este caso ese aguinaldo navideño consiste en una cesta de Navidad con productos típicos de estas fechas, turrones, mazapanes, mantecados, peladillas, polvorones, sidra, cava, etc.

En algunos sitios todavía se mantiene la costumbre de dejar algo de dinero en un sobre a empleados del hogar, jardineros, carteros, etc.

  • Print
  • Facebook
  • Digg
  • del.icio.us
  • Bitacoras.com
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • MySpace
  • Wikio
  • Meneame
  • email
Palabras clave: , , , , , , ,
julio 6 2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *